¿Qué son los Planes Nacionales de Recuperación y Resiliencia?

Para recibir apoyo financiero en el marco del MRR, los Estados miembros de la Unión Europea deben preparar Planes Nacionales de Recuperación y Resiliencia en los que se establezca el programa de inversiones y reformas. Los planes incluyen paquetes coherentes de reformas y proyectos de inversión pública con un detalle de los hitos, objetivos e indicadores para su seguimiento y control.

A través de las reformas e inversiones, los planes deben abordar las consecuencias económicas y sociales de la pandemia y acelerar las transiciones verde y digital, con una contribución al objetivo climático de al menos el 37% del presupuesto y una contribución de al menos el 20% del presupuesto para la digitalización de la economía. Las medidas de inversión y de reforma también deben contribuir a aumentar la capacidad de crecimiento económico, así como a la igualdad de género y de oportunidades.

La Comisión ha basado la evaluación de los Planes Nacionales de Recuperación y Resiliencia sobre la base de criterios transparentes. En particular, la contribución a abordar eficazmente los problemas económicos identificados y las recomendaciones que ha hecho en los últimos años en los informes del Semestre Europeo, si contienen medidas que contribuyen eficazmente a la transición ecológica y digital y si contribuyen a fortalecer el potencial de crecimiento, la creación de empleo y la capacidad de recuperación económica y social del Estado miembro.

Para realizar esta evaluación, la Comisión dispone de dos meses desde la recepción oficial del plan.

Tras la evaluación positiva del plan por parte de la Comisión, el Comité Económico y Financiero del Consejo dispone de un mes para emitir una opinión sobre el correcto cumplimiento de las metas y objetivos contenidos en el plan, momento a partir del cual se podrá iniciar el desembolso de los fondos.

Actualización 21/07/2021