Conoce el Programa ‘CE Oficinas’ para impulsar la creación de comunidades energéticas

29.11.2023
un operario trabajando en una placa solar

El ‘Programa CE OFICINAS’ de ayudas a Oficinas de Transformación Comunitaria (OTC) para la promoción y dinamización de Comunidades Energéticas es una iniciativa del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Se encuadra en la Reforma 3, destinada al desarrollo de las comunidades energéticas, del Componente 7 para el despliegue e integración de energías renovables, en el marco del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

La resolución definitiva de su primera convocatoria se publicó a finales del pasado mes de septiembre con la adjudicación de 20 millones de euros destinados a un total de 79 proyectos repartidos por gran parte del territorio nacional para facilitar la creación de nuevas comunidades energéticas.

¿Qué son las Comunidades energéticas?

Las comunidades energéticas, de acuerdo con la normativa europea, permiten que los ciudadanos produzcan, consuman, almacenen, compartan y vendan energía renovable colectivamente.

Su finalidad principal es proporcionar beneficios ambientales, económicos y sociales a sus miembros y al entorno en el que desarrolla su actividad, más que una rentabilidad financiera.

Se dividen en dos formas jurídicas:

  • Comunidades de energías renovables: compuestas por personas físicas o jurídicas que se asocian para desarrollar proyectos de energías renovables en su proximidad, con el objetivo de obtener beneficios económicos, medioambientales o sociales.
  • Comunidades ciudadanas de energía: compuestas por personas físicas que se asocian para producir, consumir y gestionar su propia energía renovable, con el fin de reducir su dependencia energética y promover la transición hacia un modelo energético más sostenible.

Gran acogida del programa

La primera convocatoria del ‘Programa CE OFICINAS’ recibió más de 200 solicitudes que duplicaban el presupuesto disponible.

Estas cifras ponen de manifiesto la gran acogida de esta línea de incentivos destinados a facilitar la creación de nuevas comunidades energéticas de toda índole (ciudadanas, empresariales, industriales, etc) con medidas de difusión, asesoría y acompañamiento, que allanen el camino y extiendan el conocimiento general sobre esta fórmula cooperativa de producción y consumo de energía renovable, así como promotora de medidas de eficiencia energética, gestión de la demanda y movilidad sostenible.

De igual modo, los proyectos seleccionados evidencian el interés social creciente por la generación y consumo energético colectivo y por los instrumentos que, como las OTC, sirven para potenciarlos.

Beneficiarios

Las Administraciones Públicas han sido las grandes protagonistas de esta primera convocatoria de ayudas. Suponen el 77% de los beneficiarios propuestos y 50 de los 79 proyectos aprobados corresponden a ayuntamientos, entidades de carácter supramunicipal como agrupaciones de municipios, diputaciones, cabildos, o incluso fijan su radio de acción en el conjunto de una comunidad autónoma.

El resto de los beneficiarios, un 23%, se encuadran en el sector privado, cuya participación en el programa también es notable con un buen número de iniciativas promovidas por pymes, entidades sin ánimo de lucro, asociaciones y empresas de la economía social.

Distribución de las ayudas concedidas por entidades públicas y privadas

En cuanto a la distribución territorial, los expedientes beneficiarios de ayudas, elegidos en régimen de concurrencia competitiva, se reparten por todas las comunidades autónomas, a excepción de La Rioja y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En ninguna de las tres se presentó ninguna solicitud.

Distribución territorial de las ayudas

Impacto previsto

Se prevé que la constitución de las Oficinas de Transformación Comunitaria (OTC):

  • Tendrá un impacto directo en el empleo, asociado a los profesionales que prestarán los servicios en la oficina.
  • Generarán un efecto tractor de la economía asociada a los servicios energéticos en sus áreas de influencia, al activar la constitución de comunidades energéticas.

Las OTC contribuirán, además, a una transición ecológica más inclusiva a través de tres líneas de actuación:

  • Empoderamiento de los nuevos actores del sector energético, acompañándolos –entre otras cuestiones– en la activación y dinamización de comunidades energéticas de toda índole (ciudadanas, empresariales, industriales…).
  • Asesoría experta en los proyectos de construcción y funcionamiento de comunidades energéticas: técnica, administrativa, financiera o jurídica, pero también social, facilitando los procesos de debate y participación que caracterizan a estas fórmulas cooperativas de producción y consumo de energía renovable.
  • Formación y difusión sobre las comunidades energéticas, para extender el conocimiento sobre esta fórmula, maximizando las oportunidades que ofrece en la democratización de la generación y consumo de energía.

También es relevante apuntar a que un 73% de las oficinas subvencionadas (58) trabajarán en municipios de reto demográfico y/o transición justa.

resolución definitiva oTCs

Un modelo energético prioritario

Las comunidades energéticas se marcan como una de las prioridades y objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) para:

  • Lograr los objetivos de reducción de emisiones y eficiencia energética.
  • Incrementar la participación de las energías renovables en el sistema energético.

Igualmente, el Plan de Recuperación, Transformación y resiliencia contempla a las comunidades energéticas como actores clave en la transición ecológica y prevé su impulso y desarrollo mediante una reforma específica dentro de su componente 7 ’Despliegue e integración de energías renovables’. En concreto, la reforma C7.R3: ‘Desarrollo de las comunidades energéticas’ que prevé impulsar un ‘Ecosistema de apoyo a las comunidades energéticas’ que tiene como fin último la creación y consolidación de las mismas, a través de un enfoque de tres fases y mecanismos de apoyo complementarios.

  • Las dos primeras fases de este plan. Aprende y Planifica: buscan activar procesos participativos, informativos y divulgativos, así como la constitución legal de estas figuras.
  • La tercera fase. Implementa: incorpora además de otras actuaciones, la promoción de proyectos de demostración con diversidad geográfica, tecnológica y social para eliminar barreras para entrar al mercado y validar modelos de negocio y posibles innovaciones a nivel técnico y/o social.

El desarrollo de estas fases se ve complementado a través de la creación de Oficinas de Transformación Comunitaria, por lo que el ‘Programa CE OFICINAS’ está alineado y funciona en sinergia con otras iniciativas como las líneas CE Implementa, gestionadas también por el IDAE, con una dotación de 80 millones de euros y que, por el momento, ha adjudicado 40 millones, activando más de 70 proyectos de comunidades energéticas en toda España.

Puedes encontrar más información acerca de este programa en el Podcast 'Economía para una nueva generación': Programa 'CE Implementa'. de RNE5.

Estos proyectos están enmarcados, a su vez, en el PERTE de energías renovables, hidrógeno renovable y almacenamiento (PERTE ERHA) con el que se quiere apuntalar las áreas asociadas a la transición energética en la que España está bien posicionada, como las energías renovables, la electrónica de potencia, el almacenamiento o el hidrógeno renovable, y reforzar aquellas con menor presencia.